Autóctona maya joven, flagelada por la pobreza, piso de tierra, paredes de lodo. Siendo capullo percibió, el sometimiento de los hacendados, que mantenían a los campesinos indígenas. Con ayuda del capataz, aprendió, a leer y a escribir español, asistiendo a la escuela rural junto con otros niños, que resulta extraordinario en una época, que no se acostumbraba instruir a los terreños y menos a las niñas, con apenas doce años fue violentada, internada en la selva, por un animal a caballo, su benefactor, esa alteración tuvo fruto su familia la sentenció a rudo trajín físico, al moler el maíz en el metate, le oprimía el vientre. La acción de mover la mano le tensaría los músculos, la forzaron a comer chile, la colgaron de los brazos para que la fuerza de gravedad la liberara, del indeseable producto, los agudos abortivos fallaron, dio a luz a una niña y se negaron a que la conservara, triste sucesión de avatares, apenas a los dos años sus allegados, fue obligada a sostener una relación, de concubinato conveniente con un hombre mucho mayor, con quien procreo un hijo.

Esa relación abusiva, se forjo un temple implacable le dio fuerza para luchar contra la esclavitud, en que estaban sus congéneres indígenas que caracterizo a una mujer bien bragada, siempre con su escopeta colgada al hombro, esta imagen contrastaba con su porte de mestiza, hipiles bordados y sus largos aretes.

Una indígena maya que infundió, valor a mujeres y hombres para luchar por mejorar, las condiciones de su gente, tenía el sentimiento de indignación de las injusticias sociales que enfrentaba su pueblo. Impulso reformas sociales y políticas en beneficio de los suyos. Fue presidenta de la liga femenina “Rita Cetina” de Kinchil Yucatán. Esta señora se destacó en su importante participación del sindicato, la creación “Consejo Municipal Comunitario” que sustituyo a la autoridad de Kinchil. Su lucha por denunciar y erradicar la opresión que daban los latifundistas a sus trabajadores, eran tratados como esclavos, defendía argumentando, la esclavitud se había abolido en1810. Resalta su participación en contra de los caciques y grupos políticos, adversos, que a fuerza de linchamientos sometían a los indios. Una valiente activista comunitaria, sobresaliente en oratoria que le servía para promover los derechos constitucionales, de la jornada de 8 horas de trabajo, y sus derechos laborales, se distinguió por su osadía de andar armada para defenderse , de los tiranos y asesinos a sueldo que con frecuencia mataban a los pobladores de Kinchil y violaban a sus mujeres.

Superando sus miedos se atrevió a liderar un contingente de indios, organizando una rebelión para acabar con la desigualdad, para hacer tratados iguales a la gente blanca con actitud de fémina temeraria, luchaba por el respeto de las mujeres indígenas, surge imperturbable su mítica presencia convirtiéndose en una gran líder revolucionaria.

Los jornaleros de las haciendas henequeneras y los trabajadores carboneros, sufrían a consecuencias del mal gobierno caciquil, el reparto de tierras implementada por las fuerzas de Lázaro Cárdenas, la reforma agraria del presidente, se vuelve un nudo de contradicciones.

Hacendados, rancheros y comerciantes apoyados por el cacique, los líderes traidores del Partido Socialista del Sureste, y la prensa nacional y estatal se enfrentan al movimiento progresista de campesinos Kinchileños asesorado por el profesor Bartolomé Cervera y liderado por ella. Lucha desgastante durante más de quince meses contra las fuerzas de la derecha. Decía “ algun día tengo que morir, así que no tengo miedo de luchar”, sus enemigos cumplieron sus amenazas planeado como una emboscada por tratarse de una mujer audaz, con pasta de protagonista cuando el machismo estaba más arraigado.

Ella nunca se detuvo, a pesar de las advertencias de su posible asesinato, a los treinta y tres años de edad, la prócer maya fue asesinada de un tiro de arma de fuego el 27 de marzo de 1936, estos hechos hablan por si mismos, de una mujer que se adelantó a su época, una revolucionaria maya, en sus ideales le dio el valor suficiente, para transgredir las normas sociales y cultural, como mujer indígena.

Felipa Poot Tzuc nació el 14 de Enero 1903 en la hacienda Santa María en el municipio de Kinchil Yucatán, penúltima de 11 hermanos. El ultimo reclamo; la ampliación del panteón, un cementerio digno, una tumba digna bajo pretexto se planteo, “el pueblo no quiere que se amplíe por la creencia que es una invitación a morirse” este permanece atiborrado de osamentas en los osarios.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>