15. April 2012 · Comments Off · Categories: MITOS Y LEYENDAS

Leyenda de Campeche. En el barrio de San Román, empezaron extrañas desapariciones, la gente murmuraba, no sabían el paradero de unas jovencitas, se creía que las muchachas huían con el novio pero después  los enamorados se les veían solos en la plaza. Los pobladores ya tenían miedo por que las desapariciones eran de noche cuando dormían, familias velaban para cuidar a sus mujeres, pero no era suficiente.

Semanas antes de que este terror se sintiera, llegó un hombre extranjero muy galante pero nadie sabía de donde venía, todo el barrio de San Román se enteró del guapo caballero, las damas, era su tema de  conversación. Con simpatía y educación se ganó  la amistad de gente importante, como el sacerdote, los comerciantes y las jóvenes más bellas, estas embelesadas con sus relatos que les narraba, no les daba oportunidad de preguntar sobre su origen o de su vida personal.

Se empezaron a escuchar feroces ruidos en zona, los hombres pensaron en jaurías de lobos, pero ningún animal era atacado. Eran más frecuentes los bramidos por las noches y coincidían en que las muchachas desaparecían. Los habitantes se dieron la tarea de ser rondines por el barrio para descubrir de donde venía el ruido. Los bramidos provenían de una cueva ahí los hombres se dieron cuenta de la existencia de un toro abominable no lograron verlo pero su enorme silueta, ¡si!, asustados corrieron a guardarse en sus casas, al otro día una mujer desapareció. Los terreños se dieron cuenta  que la jóvenes desaparecidas se les había visto con el extranjero recién llegado, descubrieron que el caballero vivía en la Cueva del Toro así ya la nombraban, la leyenda cuenta que el caballero se convertía en un animal parecido al toro pero más feroz; su misión era enamorar mujeres para alimentarse, que las citaba en la puerta de la cueva a media noche para proponerles matrimonio y las invitaba a un recorrido a la caverna pero nunca salían. Los pobladores enardecidos se armaron con palos y antorchas se dirigieron a la cueva a enfrentar al animal, la pelea fue violenta, los humanos salieron victoriosos; le arrancaron el corazón, se cuenta se encontraba en una fruta del árbol de mamey, después de la muerte del toro cayó inmediatamente una tormenta la cueva se inundó y nadie tuvo acceso a ella. La gente cuenta que aun se escucha los bramidos de la bestia en la Cueva Del Toro.

Share

Comments closed.